¿Qué es meditar?

Meditar, es regresar al origen. A la esencia. A la fuente invisible de donde brota todo lo visible. Es cerrar los ojos de afuera, para abrir los ojos por dentro. Es tomar conciencia de tu inhalación y exhalación. De cada latido de tu corazón. Sincronizar con la respiración del Universo, el conocido OM, aquí y ahora.


Meditar es no pensar. Nada. Y así aprender a conscientemente hacerlo. Si quieres aprender a meditar comienza cachándote al juzgar, al etiquetar, o cuando te aferras en querer definir lo bueno y malo. Comienza a desarrollar tu conciencia de observador. De contemplar todo y a todos sin necesitar identificarte (Long shot Roberto sentado de perfil contemplativo. Su voz en off). Soltando los deseos de posesión y de pertenencia a cualquier persona o esquema social. Atrapa a esos pensamientos que detonan tu estrés o tu enojo y medita sobre ellos, palpa su contenido y descubre de donde surgen. De que manera es que obtienen su carga. Como todo, tu pensamiento es energía, y es donde esta tu atención que empoderas tu creación. Observa bien esos pensamientos destructivos, para poder reconocerlos y saber que tu no eres esa programación. Así te será fácil tirarlos a la basura. Así empezaras a integrar tu energía. A saber conservarla. A no desperdiciarla en interferencias, y enfocarte incrementando tu nivel de magnetismo. Osea, tu poder de atraer lo que deseas manifestar en tu vida. Así podrás plasmar en esta dimensión tu visión. Tu imaginación. Tu creación tan valiosa en la evolución.


La meditación no es sólo sentarte en loto por 5 minutos cerrando los ojos. La meditación es todos los días, a cada instante, con cada persona y en cada situación. Nada es ordinario ni cotidiano cuando recuerdas que estas vivo. Para el ser consciente, ese que honra su energía, todo es sagrado. Todo te está hablando. Desde la pasión de una diminuta hormiga, hasta el paso del mas grande elefante, hay magia en todo.


Meditar es estar plenamente consiente que eres tu quien esta creando a todo y a todos. Que nadie mas que tu es responsable de lo que ha pasado, está pasando o puede pasar. Es detenerte, en el presente continuo, a observar tu causa. Tu aportación a este mundo. Sumergirte de respiración a respiración en tu sub consciente, para disolver esos bloqueos que te hacen ser reactivo en vez de creativo. Que te hacen impulsivo en vez de reflexivo.


Meditar es auto observarte, y auto observarte es conscientemente reprogramarte, estableciendo en un presente perpetuo, una relación contigo mismo de respeto, congruencia, serenidad y templanza. Meditar es conscientemente crear. Es pulir tus controles, y afinar tus sensores, para filtrar a tu gusto a personas nocivas y pensamientos obsoletos, abriendo las alas y dirigiendo tu vuelo.


¡Gracias al Universo!


@robertozatarain